Love is here, everyday.

Hay besos …

“Hay besos dulces, cálidos, tiernos, tan suaves como una caricia en mis muslos

como soplarte en tu nuca cuando no  lo esperas y que un escalofrío te recorra toda la piel.

Besos calientes, húmedos, incitando a sentir esa humedad en otras zonas, y cuando es así y ocurre ,vuelves a desear sus labios de nuevo empapando los tuyos, sumergidos , buceando muy dentro.

Besos de aprendiz, buscan, se chocan, quieren encontrar veredas abiertas y respuestas .Besos que succionan. Besos observadores.

Besos castos, superficiales, como jugando a esconderse y no entre mis piernas precisamente.

Besos hambrientos, con ansia de años. Besos activos con ganas de profundizar , de adentrarse en caminos con o sin retorno. Besos de lenguas enredadas.

Y luego están los tuyos. Besas como si no hubiera un mañana.. .Lo sabes. Paras y vuelves. Lento y violento. Suave e intenso. Besos que envuelven, llenan. Besos de estoy aquí para no irme. Besos de ni se te ocurra irte. Besos con olor a ti. Con sabor  a miel. Besas y me entregas tu alma, si alma tuvieras. Eternizas el instante. Besos con sabor a riesgo.”

 

Besos según el Kamasutra.

1. Beso ladeado: Cuando las cabezas de los dos se inclinan en direcciones opuestas y en esta postura se produce el beso. Las cabezas inclinadas permiten un mejor contacto de los labios y una honda penetración de la lengua.

2. Beso inclinado: Cuando uno de los dos echa la cabeza hacia atrás y el otro que lo sujeta por el mentón, lo besa. La dulzura y el afecto son las emociones principales que se transmiten con este beso.

3. Beso directo: Cuando los labios de los dos se unen directamente y se chupan como si fuera una fruta. Es un tipo de beso lo importante son los labios que se mordisquean y se acarician con la lengua.

4. Beso presión: Se presionan los labios fuertemente con la boca cerrada. Es un beso para iniciar la relación o para terminarla, no conviene mantenerlo durante mucho tiempo. Los dientes se clavan en la parte interior de los labios y puede salir sangre.

5. Beso superior: Cuando uno de los dos toma con sus dientes el labio superior y el otro le devuelve el beso besándole en el labio inferior.

6. Beso broche: Cuando uno de los dos sujeta con sus labios los de su amante, se llama beso broche. Si el que realiza el beso toca con su lengua los dientes, las encías, la lengua o el paladar del otro, se llama “lucha de la lengua”.

7. Beso palpitante: Cuando uno de los dos deposita sobre los labios miles de besos muy pequeños recorriendo la boca y las comisuras.

8. Beso contacto: Cuando se toca ligeramente con la lengua la boca del otro y apenas se hace contacto con los labios.

9. Beso para encender la llama: Es el beso en las comisuras de los labios para encender el amor.

10. Beso para distraer: Puede darse en las mejillas, pero según el Kamasutra, otros lugares recomendados son: la frente, los ojos, las mejillas, la garganta, el pecho, la zona interior de la boca, la raíz del cabello, la nuca y el cuello junto a la clavícula.

11. Beso nominal: Cuando uno se limita a tocar la boca del otro, después de besarla, con dos dedos.

12. Beso con las pestañas: Cuando se recorre los labios o la cara del otro y se acarician las pestañas con besos.

13. Beso con un dedo: Cuando el amante recorre la boca de la amada por dentro y por fuera con un dedo.

14. Beso con dos dedos: Cuando el amante cierra los dedos, los moja ligeramente y presiona con ellos la boca de la amada.

15. Beso que despierta: El beso que se da en las sienes, cerca del nacimiento del pelo, cuando el otro está dormido, para despertarlo con suavidad.

16. Beso que demuestra: Suelen darse por la noche y en lugares públicos. Uno de los dos se acerca al otro y le besa suavemente en la mano o el cuello.

17. Beso del recuerdo: Se da cuando los amantes están descansando con la pasión satisfecha y uno de ellos deposita su cabeza sobre el muslo del otro y la deja caer, besándole en el muslo o en el dedo gordo del pie.

18. Beso transferido: Este beso ocurre cuando el amante, en presencia de la amada, besa a un niño que tiene sentado en su regazo o un retrato o una imagen o cualquier cosa, mirándola para que sepa que ese beso es para ella.

19. Beso lagrimoso: Se produce cuando uno de los dos echa tanto de menos al otro que, en su ausencia, besa su retrato.

20. Beso viajero: Aunque parece que los besos siempre suelen centrarse en la boca, posar los labios en otras partes del cuerpo es una forma de excitar garantizada.

21. Beso al pecho: Los besos en en el pecho son los que se aplican primero con los labios, suavemente y con un poco de saliva.

22. Beso sin reloj: la idea es olvidarse de todo y concentrarse solamente en las caricias y besos que se le da a la pareja para que la experiencia sea más placentera para ambos.

 

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

Todo viaje empieza por el primer paso.

“Que mi rutina eres tú.
Sabes que me tienes, dime que sí…”

Otra nota en mi buzón.
Ya suman demasiadas y aún no sé quien se esconde tras ellas.
La letra es bonita, no sé de grafología pero puedo jugar a intuir. Buena ortografía, trazo firme, ligera curvatura hacia la derecha, puntos suspensivos. Ni idea. Me quedo igual que estaba.
Me gustan sus palabras.
Seducen. Envuelven, acarician mi piel.
Que ganitas de decirle a este misterioso desconocido “sal de ahí, alarga tus sentidos y rózame con tu tinta.”
Recuerdo la primera vez. Una nota envuelta en un sobre pequeño, blanco y perfumado. Sin remitente ni destinatario.

“Hoy estabas muy linda, el sonido de tus tacones al bajar las escaleras erizaron mi piel y otras cosas. Me gustaría verte danzar sobre ellos a mi alrededor. Te beso”

Así, sin firma ni nombre, solo con una sutil declaración de intenciones.
Y lo dejé pasar, tal vez se trate de un bromista, alguien que se aburre demasiado- pensé.
La segunda nota llegó a la semana exacta de la primera. Esta me sorprendió más, porque entendí que si era una broma estaba resultando demasiado pesada, y si no lo era. Que era y quien estaba detrás de todo esto? Me asusté un poco, lo reconozco.

“Hazlo realidad, ven, te espero esta noche. En verdad, te espero todas las noches. Te abrazo, muy cálidamente…”

Según la iba leyendo un escalofrío recorría mi tembloroso cuerpo. Inseguridad, expectación, excitación al mismo tiempo.
Esa mañana acabé pronto de trabajar y al regresar a mi casa recuerdo que me crucé con alguien en el portal a quien nunca había visto antes. Le miré, me miró y lo hizo de manera inquietante. Atractivo, elegante. Y si fuese él?- pensé.
Al rato, me fijé que una mujer le hacia señas desde el coche.
Relájate. Me dije a mi misma.
El resto de los días transcurrieron igual, sigilosamente observaba a los vecinos con los que me cruzaba, miraba el buzón impaciente , y mis madrugadas se tornaron en imaginar multitud de maneras de coincidir con este anónimo seductor. Y la imaginación se convirtió en calor. Mis sabanas comenzaron a ser fieles testigos de el ansia y provocación que iban creciendo en mi cabecita. Sus palabras , sus letras acariciaban mi piel, casi rozando mi alma. Podía sentir como sinuosas se introducían entre mis piernas y revoloteaban hasta hacerse un hueco, húmedas tan y tan cálidas .sus letras en mi sexo, relamiendo mis interrogantes.

“Sabrás encontrarme cuando desees estar conmigo”

Domingo lluvioso en Madrid y una nueva nota en el buzón. Creí que no habría más, esta vez el ritmo había variado. Casi un mes y medio desde la ultima comunicación, unilateral eso si, pero comunicación.
Sonreí, me alegre de que este tortuoso juego siguiese. ¿Hasta cuando? Ni idea. Supongo que eso era lo que me atraía. Lo que me excitaba sin duda, eran sus palabras y el imaginar en que situación , en que momento del día o de la noche escribía la nota que después depositaria en mi expectante buzón.

“No son solo letras, soy yo derramándome entre líneas…”

Esta no se hizo esperar demasiado, a los 5 días de la ultima. Mejor, para mi debilitada impaciencia.
Cogí la nota con urgencia, cerré el buzón y comencé a andar.
Como con urgencia. Como queriendo encontrar algo. El aire frío de Diciembre se colaba entre mis piernas. Bajo el vestido, traspasando las medias, subiendo y llegando a mi intimidad. La gente paseaba medio congelada por las calles, con bufandas y gorros y yo andando con mi vestido corto, tacones y este calor que lleva su nombre, como quiera que se llame.
Deseo. Calor. Humedad.
El viento roza mis labios y son sus dedos quienes lo hacen en realidad.
Los entreabren, los besan , acarician y muerden mi imaginación.

Y así pasó una semana más. Eternas 24 horas.
Tras la nota de hoy he decidido mover ficha.
He dejado un post-it en mi buzón, espero que alcance a leerlo él y no cualquier vecino con alma de voyeur.

“Vamos valiente, sube a mi casa esta noche. Te espero abierta, la puerta también “…

 

601 44 61 93

 

Copyright©2016-18

It’s just a bite.

“¿Nunca te has preguntado qué se esconde más allá de un muro o de un Prohibido el Paso? Hay todo un mundo detrás…”

 

Esta vez me cita en una ciudad diferente.

Cambia de horario a ultima hora. Prisas. Excitación…

La ropa, pienso en ello…Me dijo “nada de ropa interior, irás con el vestido negro que te regalé, andarás con seguridad por la calle, pedirás un taxi y me esperarás en la puerta del local.”

Me maquillo, me perfumo. Pienso en su voz.

Voy a escalar por entre mis ganas y respirar un poco. Hondo…

Profundo.

El sol abrasando ahí fuera a pesar de estar en pleno Otoño. Mi querido mediterráneo…

El coche llega al destino, me avisa que el juego está llegando a su punto álgido.

Excitación in crescendo.

Él no está. Espero frente a un edificio desconocido, tan gris como inquietante.

Tan decadente como provocador.” Que hay detrás de todo esto?” Pienso.

Un mensaje en el móvil. “Llama a este teléfono y que te digan donde debes ir”

Lo hago, al otro lado una voz femenina me indica a que piso debo subir y como he de llamar a la puerta.

Me dirijo rumbo a mi destino, con sigilo, con expectación. Subo las escaleras. Silencio.

Me abren la puerta a mi nueva aventura. Oscuridad, seducción. Siento un placer impaciente. Quiero recorrer cada rincón y entender la utilidad de cada juego que voy descubriendo.

Respiro.

Suena Ella FitzGerald de fondo. Champagne y 2 copas.

El sin llegar.

Suena mi móvil. ” Dime el piso, estoy abajo”…

 

L.S.

 

 

Copyright©2016-18

Lo queremos todo y ahora…

Besas como si fueses a comerme.
Besas besos de mar, a dentelladas.
Las manos en mis sienes y abismadas
nuestras miradas. Yo, sin lucha, inerme,
me declaro vencido, si vencerme
es ver en ti mis manos maniatadas.
Besas besos de Dios.

A bocanadas
bebes mi vida.

Sorbes.

Sin dolerme,
tiras de mi raíz,

subes mi muerte
a flor de labio.

Y luego, mimadora,
la brizas y la rozas con tu beso.
Oh Dios, oh Dios, oh Dios, si para verte
bastara un beso, un beso que se llora
después, porque, ¡oh, por qué!, no basta eso”

Blas de otero.

 

 

601 44 61 93

Sin prohibición no hay erotismo. (Georges Bataille.)

Yo le seguí hasta la puerta de su casa,
porque hay que seguir a la pieza hasta alcanzarla,
le até con mis riendas
y fue dócil a mi bocado.
Fui a beber a los pozos del deseo
y pasé por encima de la vileza del pecado…
(Ibn Suhayd, Dīwān)

e

“El erotismo sin cristianismo, es un erotismo a medias, porque sin él no hay sentimiento de pecado.” (Luis Buñuel.)

“Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa;
miel y leche hay debajo de tu lengua.
Venga mi amada a su huerto,
y coma de su dulce fruta” ( “Cantar de los cantares”)

6

601 44 61 93

Mientras encontramos nuestra media naranja, vamos comiendo mandarinas…

“Jamás se regresa.”

No te enamores de una mujer que lee,

de una mujer que siente demasiado,

de una mujer que escribe.

No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca.

No te enamores de una mujer que piensa,

que sabe lo que sabe y además sabe volar;

una mujer segura de sí misma.
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor,

que sabe convertir en espíritu su carne;

y mucho menos de una que ame la poesía,

o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música.
No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde

y sienta un inmenso horror por las injusticias.

Una que no le guste para nada ver televisión.

Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo.
No te enamores de una mujer intensa, l

lúdica, lúcida e irreverente.

No quieras enamorarte de una mujer así.

Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no,

te ame ella o no, de ella, de una mujer así,

jamás se regresa…“

(Martha Rivera Garrido.)

 

601 44 61 93