Que dure siempre la escapada.

Sometimes I love you
Sometimes you make me blue
Sometimes I feel good
At times I feel used
Loving you darling
Makes me so confused..

“-Mi fantasía eres tú, sí, hoy también…”-

Un nuevo mensaje en el móvil.

Una llamada y un juego diferente. Porque sí, porque hoy es hoy, porque hoy es jueves y no hay nadie en las calles. Porque Madrid está vacío y sobra gris en las aceras. Me llama.

Su voz acelerada y cálida me dicen que la propuesta va a ser diferente a otras. -Mejor. -Pienso. . ¿A qué quieres jugar? -le pregunto. -A ti. – me dice.

Quiero que mi juguete seas tú. Mi vicio y mi necesidad.

Silencio.

Sigo escuchando, intentando adivinar.

Quiero que durante todo el día seas mi juguete. Quiero utilizar tu cuerpo a mi antojo.

Controlar tus movimientos, manipular tus estremecimientos. Usar tu piel para mi placer, por ser hoy, ya sabes… Y a mí, que me pone el vértigo de llegar a los propios límites y rebasarlos le digo que sí. -Te espero- le contesto.

Entra y su saludo va invadiendo poco a poco los sentidos. -“Corazón, déjame follar tu sonrisa”-me dice. Y me besa. – ¿”Querrás ser mi muñeca hoy”?

El juego de poder lo lleva en su mirada. Pienso.

Se acomoda en el sofá, enciende lentamente un cigarro y con tono adoctrinador comienza a explicarme … “-Cada vez que me sienta excitado y necesite liberarme con urgencia, te llamaré y acudirás a mi encuentro. Te sentarás frente a mí y me ofrecerás tu boca.

Abierta. Sedienta. Expectante.

Sentirás mi descarga, relamerás tus labios y te irás sin mediar palabra. -” Me besa mientras va intentando explicarse. Sus besos saben a laberinto. Me abraza y aprieta mi miedo con sus caricias de hierro. “-Sigo, cariño”- me dice. …”Por la noche, cuando estés dormida, si siento la necesidad de vaciarme en ti, lo haré. Sin despertarte, sin hablarte.

Te penetraré, me saciaré. Lo importante será mi urgencia. Mi placer.

Tú, seguirás durmiendo, chorreando mi esencia entre tus muslos.” Mientras habla me acaricia el pelo, mirándome con tanta ternura que ya no sé si sus manos desordenan o me llenan de precipicios. “-Y ahora, bésame como si me odiaras”- me susurra.

Le beso con dulzura y con rabia de años de insomnio. Con eternidad casual.

Besa y extenúa en cada exhalación. Alterna sacudidas con treguas de caricias.

Sé que el juego acaba de comenzar. Lleva el deseo en sus pupilas.

Le observo.

Estoy preparada…

 

601 44 61 93

 

Copyright©2016-18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s