I did it again…

“Somos libres de hablar con cualquiera;

así que, ¿por qué no vamos a ser libres de hacer el amor

con cualquier mujer que nos incline a ello?”

(El amante de Lady Chatterley)

 

Poema XXXII – Las flores del mal (Charles Baudelaire)
.
Une nuit que j’étais près d’une affreuse Juive,
Comme au long d’un cadavre un cadavre étendu,
Je me pris à songer près de ce corps vendu
À la triste beauté dont mon désir se prive.

Je me représentai sa majesté native,
Son regard de vigueur et de grâces armé,
Ses cheveux qui lui font un casque parfumé,
Et dont le souvenir pour l’amour me ravive.

Car j’eusse avec ferveur baisé ton noble corps,
Et depuis tes pieds frais jusqu’à tes noires tresses
Déroulé le trésor des profondes caresses,

Si, quelque soir, d’un pleur obtenu sans effort
Tu pouvais seulement, ô reine des cruelles!
Obscurcir la splendeur de tes froides prunelles.

Una noche en que estaba con una horrible hebrea,
como un muerto tendido junto a otro, pensaba
al lado de aquel cuerpo vendido, en esa triste
belleza de la cual mi deseo se priva.

Yo me representaba su majestad natal,
su mirada, de fuerza y de gracias armada,
sus cabellos que forman un perfumado casco,
cuyo recuerdo para el amor me reanima.

Pues con fervor tu noble cuerpo hubiera besado,
y de tus frescos pies a tus trenzas oscuras
desplegado un tesoro de profundas caricias,

si, una noche, con llanto sin esfuerzo obtenido
oscurecer pudieras, ¡oh reina de las crueles!
tan sólo el esplendor de tus frías pupilas.

 

601 44 61 93

Con este frío, yo por aquí y tú por allá.

Un mensaje en mi móvil: – ¿Me invitas a comer_te?-

Mi sagitario seductor ha llegado, ha entrado con seguridad dejando tras de sí un halo de provocación y elegancia.

Le he hablado y sin apenas escucharme ha contestado un mensaje en el móvil. Me ha dicho-humedece esto y métetelo-

Me ha dado una especie de huevo vibratorio muy mono, le he hecho caso y en el calor de mi intimidad se ha quedado el artilugio. Mi sagitario morboso se ha abalanzado sobre mi, me ha quitado la camisa blanca, el sostén rojo y me he quedado con medias y un breve tanga. Apoyándome contra la pared, con suavidad y decisión ha comenzado a besarme.

En cada movimiento de su pausada lengua he comenzado ha derretirme un poco. No ha dejado de besarme ni un segundo mientras ha activado el huevo vibrador con un mando que ha guardado en su pantalón.

Ha explorado con sabias caricias mi pecho, se ha deleitado en mis pezones sabiendo que la excitación iba a ir in crescendo. Apenas me ha mirado, yo le observaba, besa tan bien que he querido encontrarme como por despiste con su mirada, pero él solo observaba mi boca. He seguido llenándome de su calor con mi lengua. Él ha seguido vestido.

Su elegancia y él frente a mi cuerpo casi desnudo.

Sus dedos en mis senos, en mi sexo, rozando mi clítoris, mi humedad, metiendo el dedo y comprobando que el juguete sigue en su sitio. Sin apenas hablarme, sin mirarme y sin dejar de besarme.

-A cuantos te has follado hoy? -Me ha preguntado -A ninguno, no he tenido tiempo. ¿Decepcionado? -le contesto.

Ha sonreído… Y más me ha excitado, aún más.

Acaricio su polla sobre el pantalón, consigo hacerme con ella, entre mis manos siento su turgencia. -Mira como me tienes- me dice.

Quiero sentirte ya. -Y yo-le digo. No sabes cuánto…-pienso y no sé por qué no le digo.

Se sienta sobre el borde de la cama, y yo sobre él y sobre sus pantalones que se niega a quitar. Su polla al aire durará poco, la llevo a mi boca, me deleito con ella.

Mete sus dedos en mi sexo, sin mirarme, y saca el juguete. Lo huele. Después con la misma decisión con la que ha entrado por la puerta, entra en mí. Lentamente, despacio.

Sigue besándome, con sus manos en mis pezones.

-Córrete cuando te lo diga- me susurra. Busco su mirada y por fin la encuentro.

¿Como negarme a su petición? – ¿Alguien te folla como yo? – me pregunta, curioso. -No sabes cómo me pones- dice sin dejar de besarme.

Sigo sintiéndole con la misma sensualidad, con la misma firmeza. -Córrete ya- me dice.

Sus dedos siguen enredados en el placer de mis senos.

Su lengua apenas ha salido de mi boca.

Mejor así.

Me besa más rápido, se mueve más violentamente. Inevitablemente me dejo invadir por el placer que me regala su morbo, su elegancia y él.

-Cada vez que necesites o te apetezca, me lo dices y vengo- me dice sonriendo. – ¿Tele amante 24 horas? -le contesto, con otra sonrisa.

Se levanta, se sube la cremallera, se lava las manos y se va. Le beso en la puerta. -Un placer, literal- le digo o tal vez, solo lo pienso.

 

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

Chaque fois est différent.

Cada día unos nuevos labios por descubrir, una piel diferente por acariciar. Un placer al que entregarme, distinto. Una nueva melodía que explorar. Una voz que sorprende. Seduce.

Encontrar…

Un nuevo sabor. Caricias a estrenar. Una lengua distinta enredándose en mi boca, mientras me dejo invadir por un nuevo acento. Siempre una palabra que me lleva al éxtasis, otra que me hace reír, sonreír. Un nuevo aliento, con olor a tabaco tal vez, a perfume, a menta, a sexo. Cada vez me enamoro un poco del sonido que hace la ropa al caer al suelo, de los preludios del placer. Cada día una sonrisa nueva, unos brazos que envuelven, unas manos que agarran, que aprietan, unos dedos que buscan y encuentran. Me encuentran.

Cada vez un pedacito de cielo con coordenadas distintas, un susurro, una aventura, un deseo extranjero, y mientras tanto. Siempre fiel al exceso.

 

“Hallaré a tantos como se proponga la piel de mis quimeras”

(Benedetti)

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

“El amor es una fuerza de destrucción masiva”

“…Nadie sale ileso.”

Solo en la cama se dicen las mayores perversiones “te quiero”, “se mía”, “no me dejes nunca”.

No hace falta que susurres que me quieres mientras me inmovilizas con tus manos, una agarrándome las caderas, la otra sujetándome del pelo mientras tu pelvis golpea cada vez con más fuerza, como si quisieras invadirme, y así poseerme.

Pero de verdad no hace falta que me profeses tu amor, yo solo quiero escuchar los golpes de tu cuerpo contra el mío y nuestros gemidos estallando como en una colisión caníbal.

Nada más.

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

Entreacto.

Amemos al cuerpo, ya que el cuerpo es el inventor del alma”. (Octavio Paz)

157

Me gusta:

Que me llames y me confieses las ganas que tienes de verme.

Verte excitado frente a mí.

Cuando te siento entrar lentamente dentro de mí y me observas.

Tu respiración tras mi cuello.

Cuando te abalanzas sobre mí, sin tregua ni permiso.

Arañarte.

Que te desnudes frente a mí.

mb

Que me quites el tanga.

t

Arreglarme solo para ti.

Que me acaricies por encima de la ropa.

2

Colarme en tus pensamientos

Que me agarres el culo sin esperarlo

Que me acaricies los pies

..pies1-630x300retou

Que te regales con urgencia. Con ansía.

 

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

Un escote, dos sonrisas, tres caricias, cuatro besos…

Hay días que ni el viento se atreve a rozarme y otros… en los que me muero por sentir sus caricias atravesando mi cuerpo.

Calando mi ropa y llegando a lo más profundo.

A veces es tanta la necesidad de sentir esa brisa fría o cálida que salgo a la calle, vestida, con ropa ligera y normalmente sin ropa interior, para que cada bocanada de aire penetre y cale mi piel. Porque no hay otro modo de sentir ni de dejarse tocar, más que así.

Llega el viento de frente y acaricia mi pelo, enredando cada mechón, no me niego a sus vaivenes, sigo caminando y la brisa se va tornando un poco más cálida. Levanta mi vestido y me saca a bailar, noto sus manos entre las piernas, subiendo por mis muslos, como queriendo morder zonas más íntimas.

Le dejo hacer.

Adivino miradas masculinas a lo largo de las avenidas, me queda la duda de si notan que bajo mi ropa no hay nada más que piel tocada por este aire, tan lascivo como provocador.

Creo que mi mirada es distinta cuando salgo así, intento disimular otras veces todo lo contrario, procuro que se note y sigo caminando, con el viento, como si nada.

 

L.S.

 

 

Copyright©2016-18

De la cama al verso

Ven, alarga tus sentidos y rózame con tu voz,

sedúceme con gestos nuevos y licúa la materia una y otra vez.

Redondea este placer entre besos y excesos.

Gime, adéntrate en la prosa como por derecho.

Perfora.

Expándete

Lléname de tu verso…

 

Pd: Gracias poeta, y que quede siempre la palabra:)

 

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18