Entre espejos y reflejos.

La habitación llena de espejos dorados reflejando deseo y hambre

aun así, se nos quedan cortos.

Los cambiamos de lugar,

posturas imposibles

solo aptas para 2 mentes inquietas

para dos voyeurs que un frío día coinciden en Madrid.

Tu mano se pierde entre mis muslos

quieres comprobar lo caliente que estoy.

Introduces tus dedos, buscas mi mirada frente al espejo

la lencería y la timidez se retuercen en el suelo.

Buscamos calor de enero y saliva compartida impactando en los paladares.

“Ven, ensucia mis sabanas con tus deseos insaciables

y regálame después una canción…”

 

Pd. Merci por el acento

 

 

601 44 61 93

 

 

Copyright©2016-18

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s