¿Una partida?

Jueves noche y tras perdernos por Madrid nos metemos en una sala de juegos con letrero luminoso y provocador.

El ambiente es cálido y las luces tenues, apenas hay demasiada gente, al menos no en el rincón de las mesas de billar.  Billar francés, americano, me da un poco igual, aún me considero aprendiz.

Suena algo de soul de fondo.

Me acerco a la mesa elegida y casi olvidando que vine acompañada empiezo  a jugar con el taco intentando encontrar la mejor posición para no ser la perdedora en  la futura partida.

Desde la parte lateral de la mesa me inclino, intento colocar bien los dedos y comienzo a realizar un simulacro de carambolas conmigo misma.

Por un momento he olvidado como voy vestida, un traje corto, verde, ajustado. Medias altas negras y unos zapatos de tacón recién estrenados para la ocasión. Me inclino sobre la mesa y puedo notar como el vestido va subiéndose dejando entrever el bordado de las medias y parte  del liguero.

Él se ha dado cuenta, hasta creo que lo estaba esperando. Antes de poder bajarme el vestido he notado su cuerpo detrás del mío, muy pegado. Sus manos han sujetado mis caderas y ha buscado con lentitud mi cuello. Sus dedos se han deslizado por mi pecho, han bajado y han vuelto a acariciar mis nalgas jugando con el liguero y el pequeño tanga de color verde.

Se ha alejado un breve instante y ha regresado rápido, con ese olor tan provocador tras de mí, de nuevo.

-Abre más las piernas- me ha susurrado.

Algo frio ha ido subiendo por ellas, se ha enredado en mis muslos y ha intentado buscar cobijo y calor en mi sexo. Es un taco, frío, duro, insistente.

Juega con él, lo desliza sinuoso, me excita su cadencia.

No le veo, pero puedo escuchar su respiración, respirarle.

Cuando creo que el taco va a continuar adentrándose en mi calor, él se acerca más a mí, más aún, y con fuerza y determinación coge mis caderas y me regala todo su deseo. Movimientos cortos, lentos… Siento sus gemidos en mi cuello y mi ardor sobre la mesa…

Y mientras me derrito ahí mismo comienzan a escucharse ruidos lejanos. Llega gente.

Nos da igual…

 

 

L.S.

 

 

Copyright©2016-18L.S.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s