No importa cuando si hoy es todavía.

 

A veces duendes y hadas se encuentran en sueños,

y en contadas ocasiones …

el duende, a pesar de su sigilo, despierta al hada en plena madrugada.

Ella nota una extraña sensación en sus muslos, un calor repentino y unas gotas que resbalan por entre sus nalgas. Se estremece. Y con los ojos aún cerrados busca en el vacío algo que la oriente sobre su identidad. Se topa con la cabeza del duende que anda distraído entre su ombligo y el pubis.

La oscuridad manda y apenas puede entrever al duende. Apenas unos rizos en su cabello, una lengua y unas manos que no cesan en devorar su piel en una madrugada cualquiera del mes de mayo. No acierta a saber mucho más de él.

Ella comienza a gemir, los largos dedos del duende intentar profundizar en el suave cuerpo del hada. Se resbalan al compás de los leves movimientos de ella.

Retira el tanga blanco con la boca.

La deja desnuda bajo las sábanas.

Y él, escondido bajo ellas  se enreda en la oscuridad, entre los sueños y las fantasías  del hada .

 

L.S.

 

 

Copyright©2016-18

 

 

Danza sagrada.

A veces los encuentros son planificados y en otras ocasiones como hoy, decidimos romper lo acordado y dejarnos llevar por la noche, por lo que nos apetezca en ese momento.
Hemos salido por Madrid, y tras visitar un conocido sex shop un poco más apagado de lo deseado decidimos tomar una copa de un delicioso vino blanco. Respiramos con calma mientras nos besamos en el bar frente a la mirada de varios curiosos
Me dejo sorprender.
Me dice -ven, vamos al coche-
Y sin saber donde me lleva, confiando totalmente en él, disfruto del viaje y de su mano entre mis piernas.
Aparcamos y empiezo a entender donde estamos.
Subimos y voila, es su oficina, a las 23 horas, con todas las luces apagadas, sin nadie dentro y con esa alarma que hay que apagar con rapidez.
Entro, le sonrío. No puedo evitar imaginarme la oficina en horario diurno y lleno de gente.
Me lleva a la sala de reuniones, dónde preside una gran mesa redonda llena de papeles, carpetas y demás.
Me sienta sobre la mesa. El frente a mí, me quita el tanga negro y abre mis piernas. Se sumerge en el tacto de las medias, toca los tacones y me dice cuanto le gustan mis sandalias.
Es excitante.
Me tumba sobre la mesa, mientras escucho como se cae al suelo alguna carpeta. Extiendo los brazos al sentir su lengua como empieza a recorrer mis muslos.
Se mueve sinuosa.
En este momento solo deseo una buena ración de esto, de su lengua buscando alguna ambrosía con la que deleitarse, de su voz pidiendo que abra más mis piernas.Y de sus manos, sujetando fuerte mis caderas.
Deseo que no pare…
-Mañana cuando vengas a la oficina acuérdate de este instante- le digo.
Me besa hambriento.
Sé que lo hará…

 

 

L.S.

 

Copyright©2016-18

Si me das a elegir…

Me quedo conmigo:)

Y con todo.

 

Una pequeña reflexión , por ser casi San Isidro..

Ante la dicotomía de “elegir” sexo vainilla o sexo BDSM..

No puedo elegir. No me gusta hacerlo, de entre 2 opciones siempre me quedaré con  3:)

Elegir es renunciar a algo, despedirse y no me gustan las despedidas.

Me gusta el sexo vainilla, adoro la sinuosidad de un masaje, llenarme de suaves caricias o dejar que mis manos resbalen sobre una piel cálida, impregnada de un suntuoso aceite que chorrea por rincones diferentes.

Adoro la calidez de los besos en cada poro de mi piel, la búsqueda del nuevo estremecimiento y la delicadeza en su estado más salvaje. La calma hecha susurro y un suave placer detenido en el tiempo.Diseñar deleites diferentes o simplemente fluir..

Aunque confieso que los juegos de poder… me provocan tanta curiosidad como inquietud, me seducen, me excitan y me llenan. Mucho. Siempre en el rol con el que me identifico, claro.👄

 

601446193

 

“Fue cuando acaricié el relámpago de tus muslos
y el mundo estalló en aromas,

como si hubieran conectado de nuevo la electricidad
y tu interior quedara a oscuras..”

(J. Sanchez)

 

 

Copyright©2016-18

.

Apaga las luces y enciende tu imaginación.

Mi valiente se arrodilla ante mí,

ha decidido servirme,

hoy es y será mi esclavo preferido

puedo utilizarle,

y yo que soy muy caprichosa, lo usaré a mi antojo.

Frente a mí  y de rodillas le digo que baje la mirada.

Comienza a acariciar mis pies cual joyas traídas del más lujoso harén.

Los lame con delicadeza, dedo a dedo

se deleita en cada uña, en cada poro  de mi piel.

Ni las esmeraldas de Zambia me aportarían tanto  en este momento como  esa lengua y el placer que me regala.

Se detiene. Meto un dedo en su boca.

Saca la lengua con ansia, juego con ella.

Cubro mis pies con miel de azahar.

-Lámelos- Le digo. Me obedece sigilosamente, con prudencia y excitación.

Sabe que su único objetivo hoy es mi placer…

Penetro su boca, como queriendo llegar a su garganta.

Le beso. Acaricio su pelo…

El viaje acaba de comenzar.

..

L.S.

“In your light I learn how to love. In your beauty, how to make poems. You dance inside my chest where no-one sees you, but sometimes I do, and that sight becomes this art.”

(Rumi)

 

 

Copyright©2016-18

Lo que no se comunica, no existe.

Las situaciones insólitas.

Los encuentros planeados,

los  urgentes.

Un mail enredando la madrugada,

una llamada..

Todo inspira

y provoca.

Recordar momentos cálidos,

excitantes,

repletos de suspiros y besos.

Imaginar la siguiente resaca ..

Agujetas hasta en el alma.

O el encanto del cuerpo desconocido.

Las confidencias.

Las risas.

Los reencuentros.

El cruce de miradas perfecto.

La caricia esperada ..dentro de mí,

moviéndose,

empujando con fuerza,

y desear que no salga nunca.

Unas manos perdidas en mi pelo.

Tus  palabras.

Tus letras.

Tú.

L.S.

 

“Si cada paso es una nueva prueba,

prueba a dar el paso;

no hay otra manera.”

(Rayden)

 

Copyright©2016-18

 

 

Nunca sabes donde puedes terminar, o empezar…

A veces un masaje es solo un masaje, en ocasiones es algo más…

Donde un instante se alarga, se detiene, se inmortaliza.

Taladra. Llena,

embriaga, abarca y muerde el presente más perverso.

Hoy fui yo la receptora de este placer.

Mi cuerpo está desnudo, extendido sobre la cama. Expectante.

Sus manos comienzan a deslizarse sobre mi piel. Impregnándose de suntuosos aceites calientes. Puedo notar las gotas como comienzan a caer sobre mis pies, deleitándose en los tobillos. Noto el calor en la yema de sus dedos.

Dedos convertidos en exploradores que van subiendo por mis piernas, con una sutil presión mezclada con el calor que desprende su piel al rozarme. Se deslizan lentamente, llegan a mis muslos, me los separa sutilmente. Algún dedo a comenzado ya a buscar hueco entre ellos.

Mis nalgas al descubierto aguardan , le aguardan.

Él lo sabe y pasa de largo. Se hace el distraído. Regala distancia, lo peor es que me excita aún más. Paradojas de la piel.

Sus dedos en mis caderas, las rozan, bailan sobre ellas. Sopla y noto su cálido aliento en mi sexo.

Llegan a mi coxis, van subiendo por la espalda, se detienen cuando tropiezan con alguna peca.

Me muevo sinuosamente. Intento así que vuelva a bajar.

Sus manos en mi cuello, en la nuca acarician mi pelo.

Arqueo la espalda. Me estremecen su prudencia y sus movimientos.

Silencio. Escucho su respiración.

Vuelvo a tener sus dedos en mis nalgas, entre ellas, rozando mi sexo. Me regala unas gotas de aceite, caliente. Me humedece. Más…

Me convierto en rio.

Y como cuando ofrezco mi piel a los primeros rayos del día, así está en este instante mi cuerpo para él.  Con sus yemas y su ardor perdidos entre las callejuelas de mis poros.

 

L.S.

 

 

Copyright©2016-18

 

 

Algebra emocional.

Te propongo un juego:

Te cambio una poesía por un instante dentro de tu geometría.

Poder untarme de tu saliva y dejar que humedezca con lascivia y sin derribo mi imaginación.

Te regalo una rima bien conjuntada, vestida de viento en Mayo,

para que alargues tu olor y vengas a rozar mi noche de lunas y mareas.

Una rima que dure una breve eternidad

mientras te derramas entre mis muslos y van cayendo las vocales lentamente,

deleitándose en cada pliegue de mi piel, transformándose en aire.

Voy a escribirte algo parecido a un verso en tu oído,

limado de susurros delirantes

a cambio de goces sorpresivos

y de tu lengua invadiéndome

a grito encendido.

 

 

L.S.

 

“Sólo creo en el fuego. Vida Fuego. Estando yo misma en llamas enciendo a otros.

Jamás muerte.

Fuego y vida.”

(Anais Nïn)

 

 

Copyright©2016-18