Lo que me salva de verdad es morir en cada beso.

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
De otra forma ni siquiera comiences.

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
Esto puede significar perder novias,
esposas,
parientes,
trabajos y,
quizá tu cordura.

Ve hasta el final.
Esto puede significar no comer por 3 o 4 días.
Esto puede significar congelarse en la banca de un parque.
Esto puede significar la cárcel.
Esto puede significar burlas, escarnios, soledad…
La soledad es un regalo.
Los demás son una prueba de tu insistencia, o
de cuánto quieres realmente hacerlo.
Y lo harás,
a pesar del rechazo y de las desventajas,
y será mejor que cualquier cosa que hayas imaginado.

Si vas a intentarlo, ve hasta el final.
No hay otro sentimiento como ese.
Estarás a solas con los dioses
y las noches se encenderán con fuego.

Hazlo, hazlo, hazlo.
Hazlo.
Hasta el final,
hasta el final.

Llevarás la vida directo a la perfecta carcajada.
Es la única buena lucha que hay

(Charles Bukowski)

 

Y al final de cada luna
quedaban tus besos.
Y tu boca, prendiendo almas
nalgas
camas..
Y que me sigas quedando
tras la oscuridad de la alcoba
y en la madrugada,
justo cuando el calor impide dormir.
Que aún transite la humedad de tus labios entre mis piernas
que chorreando fantasías por cumplir
se remueven
buscando indicios de ti,
en mí.”

 

L.S.

Copyright©2016-19L.S.