In Out

 

“Lo desconocido es una abstracción,
lo conocido es un desierto
pero lo vislumbrado es un campo abonado
para que ondule el deseo y la alucinación”

(Sartre)

 

Él se encuentra en la oficina.
Tal y como le dije, debería reservar un momento del día donde supiera que iba a estar solo,
sin demasiados ruidos alrededor.
Se encierra en su despacho. Baja las persianas de las pequeñas ventanas que dan al pasillo exterior.
Rememora mentalmente la última vez que nos vimos.
Respira.
Se sienta en el sillón de piel marrón.
Puede escuchar como en el exterior hay voces, lejanas, incoherentes. No presta atención.
Enciende un cigarrillo.
Apenas lo toca, deja que se consuma sobre el cenicero.
Impaciente.
Se desabrocha la cremallera del pantalón.
Se deshace de la camisa blanca dejándola caer sobre la alfombra verde.
Ha abierto el cajón del escritorio. Saca un aceite, de almendra, tal y como le indiqué.
Lo huele.
Respira.
Se apodera de su miembro con la mano derecha, con calma. Suavemente empieza a acariciarlo.
Lo unta de aceite, se deleita en ello minuciosamente.
Recuerda como has de tocar la punta-le dije en su momento-con suavidad.
Y con su dedo pulgar se demora en la caricia.
Inspira.
Lo humedece con saliva. Con la mano izquierda agarra fuertemente sus testículos.
Los aprieta.
Casi puede sentir que es mi mano la que con delicadeza y seguridad quiere adueñarse de ellos.
Suspira.
-Que dure, hazlo largo-le recalqué.
-Y…cierra bien la puerta-
Pero no lo hizo.

Maria, la nueva secretaria en prácticas debía llevarle un informe urgente, y al ver la puerta entreabierta supuso que podría entrar sin llamar.
Abrió lentamente la puerta. Sigilosa. Como temiendo molestar, se asomó ligeramente.
Y lo vio. De perfil. Elegante. Varonil y entregado a su placer.
Ella se quedó parada, con la respiración desorientada.
Humedeció sus labios.
El sigue con sus movimientos cada vez más rápidos, cada vez con más urgencia.
Abre su boca mientras mantiene sus ojos cerrados.
Ella se siente turbada, excitada. No sabe por qué no puede separarse de esa puerta.
Olvida que está allí, de pie, observando a su jefe, con su camisa blanca de generoso escote y su mini falda gris tableada.Con unas medias recién estrenadas oprimiendo sus muslos.
Comienza a agitarse.

Nota sus pezones como queriendo salir de la camisa.
Lleva su dedo índice a su boca, toca sus labios, humedece el dedo y vuelve a rozarlos.

Él se agita con más fuerza. Violento.
Oprime sus testículos.
Rápido.
Tiembla.
Se deja ir.
Fluye.

Gime en un grito contenido de placer que le cuesta silenciar.
Ella, húmeda y turbada lleva su mano al cabello, se deshace de la coleta que la oprime.
Pasa la lengua por sus labios, se relame.
Y con la última imagen de él se dirige excitada y tímidamente hacia el baño…

 

L.S.

Copyright©2016-19

Las cosas buenas no hace falta entenderlas.

Me pone saber que tu mente es inquieta,

que estás elucubrando un nuevo plan para venir

para llegar

y arrebatarme los 5 sentidos

y alguno más.

Me pone que a nada retador le digas que no.

Me gusta que me estimules y

que todo te cause curiosidad.

Excitación.

Que siempre quieras llegar un poco más lejos.

Me pone que desarmes y rearmes todo,

mis pensamientos,

los tuyos.

Que cuestiones el mundo,

que lo mires del revés

y  vulneres el orden.

Que no des nada por sentado.

Me gusta que empujes tus limites

y que empujes los míos,

que me

dejes sin aliento,

secuestrando mi sueño,

mis sábanas.

Me pone que tus ideas me penetren

lentamente.

Y que tus palabras me invadan.

Me gusta que sepas leerme

que entiendas mi idioma.

Que me pilles el humor

que me pilles la mirada.

Que me retes

y me invites a vivir en tu cabeza.

Me excita que sepas como encontrar mi epicentro.

Me pone que te explores

y me explores a mí.

Me pone que te vuelvas temperamental, brillante

porque sabes lo que quieres

porque vas hacia lo que quieres

porque vienes

porque  estas llegando

si lo que quieres soy yo…

 

L.S.

 

Copyright©2016-19

Make me weet.

Una de las mejores cosas de desalojar Madrid, es volver.
Y reencontrarme con pedacitos de luz que van iluminando mi piel los días impares,
los pares también.
A veces esa luz se transforma en antorcha, y con ese acento tan castizo me dice: -“tia que bonita eres”- le miro y pienso que así y ahora, el mundo está un poquito mejor.

Otras veces es hoguera, exuberante, repartiendo misterio y arte a la par.
Le sonrío, pierdo mi lengua en su boca y entonces me susurra: -” tus besos deberían ser patrimonio”-
Y vuelvo a sonreir.

En ocasiones mi chico Led llega desnudo, valiente y despeinado.
Con una mirada que grita en silencio :-”haz conmigo lo que quieras”-
¿Y como no iba a comérmelo entero saboreando cada milímetro de su piel y untándome de su viscosidad…?
¿Y como no llenarlo de mi sabor, de perdernos entre palabras y caricias enredadas por encima de la ropa…?

“Lovers don’t finally meet somewhere.
They’re in each other all along.”

(Rumi)

 

L.S.

 

Copyright©2016-19

 

 

Hay que atreverse a ser lo que uno es, y mantenerse en ello firmemente. (G.Matzneff)

 

-Te has instalado en mi mente y mi cuerpo. -Me escribe por mail.

-¿En ningún lugar más? . -Le respondo.

-Lo ocupas todo. -Vuelve a añadir.

-Me gustaría instalarme en tus testículos, inundarlos de amor.

Que te duelan  por las mañanas y que exploten entre tus dedos al anochecer, con placer desesperado -Le contesto.
-Imaginarte en los rincones sucios de tu cuarto oscuro embriagando de deseo las paredes, pensándome desordenadamente.

Memorizándome en perfecta armonía.
Me gustaría que manoseases conceptos

palabras,

madrugadas,

y  que inventes posibilidades entre sábanas…

Me gustarías. ..

 

L.S.

Copyright©2016-19

A mil besos de profundidad.

“Cuando los sentidos están adormecidos
hay que hablarles con un lenguaje de rayos y truenos,
pero la voz de la belleza habla en un tono bajo y dulce,
pues solo se insinúa a las almas despiertas.”

(Nietzsche)

 

…A mil besos de profundidad

está tu piel,

sudando .

Impaciente .

Removiéndose.

Llegando.

Llenándome.

A mil caricias

bajo tu ombligo

estoy yo.

Observándote.

Relamiéndome. ..

 

L.S.

 

Copyright©2016-19

 

Amar no es amarse, es derramarse.

¿A que no me haces poesía?-me retó
¿Debería?- le contesté.

Sí, rímame caricias con lametones que hagan juego con tus zapatos, y con tu olor- insistió.

…Y pensando… Sí, podría hacer una oda a su piel.
O tal vez al suave tacto de su lengua chocando con la mía.
Tal vez, debería…

Pero no,
voy a dejar caer las palabras y situarlas en un altar.
Una suerte de vocales y consonantes que rimen de un modo sinuosamente armonioso, hablando de su polla.
De su punta húmeda buscando paz y cobijo en mis avenidas hechas primavera.
De su sabor cremoso.
De su textura con aroma a deseo y piel.
De su cadencia al crecer dentro de mi humedad.
Podría deleitarme en su sonido cuando se remueve entre mis labios
o del placer que regala cuando entre mis dedos se asoma, tímida y sigilosa.
Me saluda y se derrite cuando me situo frente a ella, acariciándola con la punta de mi lengua, suavemente. Para después, hacerla mía, con urgencia, con fuerza.
Su verga.
Su sexo.
Así, cerca de mí, que es donde mejor puede estar.
Su miembro, removiéndose con rabia entre mis muslos.
Su falo
Su mástil, lleno de amor por derramar.

💋L.S.

 


Copyright©2016-19