¿Si mi respuesta fuera Sí, cual sería tu pregunta?

Le regalé algo especial. Con una condición, eso sí. Debería utilizarlo en el momento que yo le indicara y hacer uso de ello de la manera conveniente. Conveniente a mi capricho, claro.

Tomó el ave de las 17h y se acomodó en su asiento con mesa, como siempre suele hacer.

Después de media hora de trayecto le indico por whatsapp que saque mi regalito del bolsillo de su pantalón y lo lleve a su rostro lentamente, acariciándolo con sus labios, oliéndolo, que cierre los ojos y me sienta .

Suavemente.

Profundamente.

Y así lo hizo.

Sacó el tanga de encaje negro y acarició sus labios y rostro con él bajo la atenta mirada del viajero que se sentaba enfrente y que aunque lo intentó, no consiguió disimular muy bien su voyerismo.

Te siento- me escribió.

Llévalo a tu boca y chúpalo suavemente- le indiqué.

Y saboreó el tejido durante un tiempo eternizando así el viernes de un mes cualquiera .

El hombre que seguia sus movimientos, comenzó a agitarse demasiado, se levantaba y en apenas unos segundos volvía al asiento.

Finalmente se dio por vencido. Retiró sus gafas, cerró los ojos y se centró en un pañuelo blanco que sacó del bolsillo.

Ahora deja el tanga en la mesa y ve al baño- le escribí.

Y se retiró rumbo al baño.

Al regresar, pudo comprobar lo que ambos intuíamos. El tanga estaba en posesión del vecino viajero que había sustituido su pañuelo por mi apreciada ropa interior.

Con los ojos cerrados lo aspirabas embriagaba del aroma, como queriendo llenarse de algo a lo que no alcanzaba a entender y tan concentrado estaba que no se percató de la presencia del dueño de tal objeto.

Tras unos minutos volvió al presente y al darse cuenta de la situación, con una sonrisa tímida y complice depositó mi tanga sobre la mesa con un leve : -no pude evitarlo…

“Man is fully a man only when he plays”. (Schiller)

 

 

Copyright©2016-19L.S

El infinito no nos llega ni a la suela de los tacones.

“Nada me retuvo.

Me liberé y fui.

Hacia placeres que estaban tanto en la realidad como en mi ser,

a través de la noche iluminada

Y bebí un vino fuerte,

como sólo los audaces beben el placer”.

(Kavafis)

Me gustas así,

leal, complaciente

con el verso en la mano y una sonrisa a la que casi alcanzo.

Me gustas puro, creativo.

Tan libre como puedas y tan tú como sabes…

 

 

Copyright@2016-19L.S.

 

O saltas o te crecen raíces.

Vengo a contarte

bombón

que en el coxis llevo una flor

esplendorosa

no es un tatuaje

es una flor.

Sé que está ahí porque se activa

se enciende como un árbol de navidad cuando le pasas el dedo.

Así

alrededor

el hueso se agrieta levemente y luego se abre

para que pase el brote

para que el tallo atraviese tejido óseo

tendón

apófisis.

La poca grasa que junto en esa zona

porque la almaceno estratégicamente en otros puntos

y ahí viene el estambre

el cáliz

los pétalos prietos y dormidos

limpitos de tan nuevos

sulfurosos.

Flor del averno

sale de mí la flor

imantada por la yema de tu dedo

y todo el tiempo

como la antena de una radio de onda corta

envía señales

a las diferentes provincias de mi reino.

Le dice a la cabeza que está bien

que parece nuevo pero que eres el mismo de siempre

que no nos rebotemos

ni nos asustemos

la casa está en orden.

Le dice a mi espalda que se curve un poco

para complicarte la vida

porque te quiero bien

pero esa flor me quema la cabeza

y cada vez que aparece me distraigo.

No sé a qué familia

género

especie

pertenece

tan negra

tan salada.

Una flor, te digo

una flor negra

que me abre el coxis.

 

(Macky Chuca)

269231_10150853333011841_1818288555_n.jpg

 

 

Copyright@2016-19L.S.

Así decía el hierro al imán: te odio porque me atraes, sin que tengas fuerza suficiente para unirme a ti.(Nietzsche)

Déjame conjugar tu nombre entre tiempos y juegos.

En tus dedos.

Bajo tu ombligo.

Déjame eternizarlo en los días y las tardes.

En las  largas madrugadas de carmín rojo.

Ese nombre que tienes y que juega en la memoria de los relojes y las horas

de los minutos y los instantes .

Ese nombre,

me gustaría abrazarlo

saborearlo

sentirlo crecer dentro 

en el delirio

a contraviento

entre mis muslos 

chorreando acentos.

Ahí, justo ahí,

bajo la ropa enjuagada de placer

que se derrite preguntando por vos…

 

unnamed-2.jpg

(Junio18)

 

 

 

Copyright©2016-19L.S.

 

Revert to dream.

Y tras empaparle de besos y cubrirle de caricias de diferentes texturas me ha enviado un mail con nuestro ultimo encuentro, con comas, sin rimas, con ganas… y me ha pedido que lo escriba en el blog. Le dije que eso lo decido yo.
Era su cumpleaños…
Y le dije que sí.

“Hemos aparcado, me apresuro a abrirle la puerta.
La cojo de la mano y saca por la puerta sus esbeltas piernas enfundadas en medias negras con una raya por detrás y acabadas en unos vertiginosos zapatos de charol con tacón de aguja, de las cuales yo, su amante sumiso no puedo apartar la vista.
La sigo, siempre un paso por detrás, portando todos los paquetes con compras que hemos hecho mientras ella camina de forma sensual y poderosa hasta el portal. La abro la puerta mientras se me cae alguno de los paquetes, lo cual la hace sonreír, ya que esa falta tendrá su correspondiente castigo, sospecho.
Llegamos al ascensor y al abrirla la puerta me ordena que suba todos los paquetes por la escalera ya que sólo son cinco pisos y en los ascensores no se permite subir a animales, me dice de forma burlona.
Obedezco.
Cuando llego arriba, jadeante, ella ya está esperando en su trono con la fusta en la mano y las piernas cruzadas. Da un toque con la fusta en el zapato que cuelga e inmediatamente procedo a limpiarlo con mi lengua, quitando todo el polvo y suciedad que se pudiera haber adherido.
Me ordena desnudarme y ponerme de pie en posición de espera. Ella agarra mi pene que está encarcelado en un aro de castidad con anillas y noto como al contacto de su suave mano el pene lucha por salir de su cárcel, entonces se agacha lentamente y roza sus labios lo cual hace que el pene lata como si tuviera vida propia, haciendo que suplique que me libere de tal cruel castigo.
-Todavía no- me dice mientras me enseña la llave que libera el candado del aro. A continuación me coge de mis nobles partes y me hace seguirla hasta su habitación, allí me ordena que la desnude lentamente. Empiezo quitándola los tacones los cuales beso en su interior inhalando el aroma que dejan sus delicados pies, sigo con la falda de látex que ciñe su cintura, mis manos acarician sus caderas, sé que la hace suspirar aunque procura que no me dé cuenta, a continuación me arrodillo y la quito las medias con la boca deleitándome con su piel, seguidamente nos ponemos de pie y procedo a quitarla la blusa, se pone de espaldas a mí y roza de forma intencionada su trasero con mi pene encarcelado mientras acaricio sus pechos ya erectos por la excitación. La suplico en el oído que me libere de esta cárcel,una y otra vez, mientras me contesta siempre que no, aunque tal vez lo esté deseando casi tanto como yo.
Cuando considera que ya he suplicado lo suficiente y cuando ya creo que no va a hacerlo, coge la llave y juega a que abre el candado, mi pene vuelve a palpitar lleno de vida, acerca sus labios a mi jaula y roza con la punta de su lengua mi pene que está totalmente rojo y a punto de estallar. La suplico esta vez con desesperación que lo libere y ella entonces para mi sorpresa me da una sonora bofetada que me descoloca por completo.
Entonces cuando vuelvo a estar totalmente rendido, coge la llave y abre el candado. Mi pene sale de su prisión como la lava sale de un volcán, está enorme y totalmente erecto, me acaricia suavemente lo cual me hace estremecer, me besa y acaricia con su lengua lo que hace que aparezcan las primeras gotas de líquido preseminal y finalmente y de forma sorpresiva me arropa con su boca introduciéndome entre sus labios, lo que hace que me muera de placer.
Finalmente cuando ve que estoy a punto de eyacular, me coge de mis partes y aprieta para cortar la salida del semen, me mira de forma perversa a la cara y me dice que es ella la que establece cuando se abre el candado y cuando eyaculo, para a continuación volver a ponerme el cinturón de castidad y cerrar el candado.

Ahora, estoy escribiendo estas letras recordando todo, mientras recapacito sobre cuál es mi posición y a quien pertenece mi pene.”

 

 

Copyright©2016-19L.S.

Corazón de mudanza.

Aviso a navegantes:

En unos días o meses tendré nueva ubicación, en Madrid.

Os esperaré allí con algunas sorpresas.Hasta entonces estoy temporalmente en una zona muy bien comunicada...

filematologia-la-ciencia-del-beso-3.jpg

“Ella es esa mujer que llega

y por la cual piensas:

esto me va a joder vivo.

Y entonces,

la vuelves  a mirar y piensas:

A la mierda, quiero que lo haga.

Destrózame.”

(Inflamable)

 

 

Copyright©2016-19L.S.