Suspirando fantasias.

Se te ha olvidado llevarte tu sonrisa,

la has dejado bajo mi ombligo,

como chorreando,

desorientada e inquieta en busca de mis tobillos,

o similar.

Y a mí,

que nada se me olvida,

olvidé preguntarte si hoy fuiste,

o te imaginé.

 

 

“Lo que seduce nunca suele estar donde se piensa”

(G.Cerati)

 

Copyright@2016-19L.S.