Destino Placer.

Hoy recibí esta carta, o tal vez lo soñé:

 

…Cuídame como a tu perro, es lo que soy. Prometo no comerte el corazón si me sacas a pasear.

Regálame migajas de cariño o de algún suculento manjar que venga de tu boca.

Riégame, ofréceme tu saliva cuando ya no pueda más, este pobre sediento sabrá agradecértelo del modo más fiel.

Aprieta bien fuerte de la correa, estira  mi voluntad a tu antojo.

Dame un minuto de asilo. 

Rómpeme la gama de grises.

Coloréame a tu capricho.

Más.

Que duela. Doblégame.

Ahora y después.

Ahora y siempre.

Crea un laberinto  empedrado de oscuro deseo y sumerge en él.

Gasta tu risa entre mis manos. Sabré prolongarla si me acaricias alguna mañana.

Invádeme con la brutalidad de un ejercito de flechas

total, ya estas  en cada lugar que ocupo .

Úsame desde algún rincón suburbial de tu piel,  pero sigue besándome…

“A ring of steel or a band of soft leather
it matters not the material but the object placed around my neck.
The journey set in motion, the path that has been laid.”

(Michelle Fegatofi.)

 

“Cuando mi amante subió a mi lecho,

de por sí sola se soltó la hebilla de mi cinturón

y, mal sostenido a mi cintura,

mi vestido se deslizó por mis caderas.

Eso es lo único que sé,

pues, apenas sentí el contacto de su cuerpo,

de todo me olvidé:

de quien era él.

De quién era yo,

de cómo fue nuestro placer.”

(Amaru)

 

 

Copyright@2016-19L.S.

Un comentario en “Destino Placer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s