Cuando me nombres…

…Por un trance o un desliz.

…Ocurría que a veces su dueña tenía tanta necesidad como urgencia y así, aquella mañana, recibió un mensaje tan escueto como directo:

-“Te espero a las 19:00. Ven dispuesto a todo”.
Y él sabia que “todo” con ella, siempre era “Todo”.

No le hizo falta nada más para pasar el resto de la mañana y de la tarde excitado con la sola idea de volver a estar en su presencia.
Dieron las 19:00 exactas y pidió permiso para subir al apartamento.

-“Espera a que te abra delante de la puerta.De rodillas”-Le indicó.
Segundos eternos, transformados en minutos.
La excitación creciendo dentro de él y por fin su voz al otro lado de la puerta.

Esa voz…

Abrió.
Entró.
Se puso de pié y en cuanto cruzó el umbral de la puerta volvió a caer de rodillas delante de ella.
Su sitio; la mirada fija en los pies calzados con unos preciosos botines grises de suela roja con altísimo tacón.

-“Desnúdate, guarda tu ropa en el armario y sígueme”-

Su voz sonó más dulce que de costumbre, si es que con ella existían las costumbres. Desnudo por completo comenzó a caminar sobre sus rodillas y sus manos detrás de ella siguiendo el ritmo de sus tacones.

Ese ritmo…

Llegaron a su habitación y le hizo ponerse de pié delante de la cama. Entonces pudo ver un precioso uniforme de criada, un conjunto de lencería roja, unas medias negras y unos zapatos de tacón alto, también rojos. En una de las mesillas que flanqueaban la cama, la cabeza de un maniquí lucía una peluca castaña de media melena. La miró sabiendo qué era exactamente lo que esperaba de él.

-“No será la primera vez que te vistas así, pero hoy será todo diferente, ya sabes, cada día un pasito hacia delante.”-
Hacía meses que ella le entrenaba para este momento. No fue casual, ella supo ver su interior. Lo abrió sin permiso, buceó y supo lo que necesitaba.

-“Quiero que hoy liberes tu lado femenino más que nunca.”-
Hoy serás Cloe para mí. Juntas sentiremos y viajaremos lejos a través de la piel y los sentidos.
Sensaciones nuevas. Limites vistiéndose sobre el suelo…

Ese nombre femenino y aquel “juntas” hicieron que toda su piel se erizara.
Poco a poco empezó a vestirse. Las braguitas se ajustaron a la perfección a su cuerpo, incluido el pequeño cinturón de castidad con el que su ama controlaba su placer. El sujetador, con un ligero relleno también encajó de manera impecable en su cuerpo.
Se puso las medias con esmero y cuidado y acto seguido se vistió con el uniforme en tonos negros y blancos, escandalosamente corto, dejando casi a la vista las braguitas.
Zapatos y esa peluca tan sugerente para completar el atuendo.
-“Ahora voy a terminar de prepararte para que estés totalmente lista”.-

Le invitó a sentarse en una silla delante del mueble que dominaba una de las paredes de la habitación
Poco a poco fue maquillándola a su gusto, discreta pero realzando los rasgos de la cara para terminar aplicando un carmín rojo, muy rojo, en los labios. Aquel carmín que tantas veces él había visto en los carnosos y sugerentes labios de ella.
-“Estás guapísima, Cloe, casi perfecta. Mírate en el espejo”.-

Lo hizo y quedó asombrado del trabajo que ella había realizado. Lucía casi por
completo femenina. Sonrió y le dio las gracias, y justo en aquel momento sonó el timbre.
El sonido del timbre le sorprendió, y la sonrisa de ella casi le paralizó. Ella lo notó y le habló al oído.
-“Voy a abrir a nuestro invitado, es un regalo que te hago con todo mi cariño. Estoy convencida de que vas a estar a la altura. Ve al salón y espéranos allí de pie”.-
“…El espacio que deja cuando se va”…pensó él, cabizbajo a solas.

Mientras ella se dirigía a la puerta, fue al salón y esperó en el centro del mismo. De espaldas a la puerta. Estaba nervioso y no quería que esa fuera la primera impresión que aquel invitado sacara de ella. Sí, de ella. Lo tenía completamente asumido.

Escuchó las voces acercarse al salón. No se movió, ni siquiera cuando intuyó que ya habían entrado en aquella estancia.
Sintió las manos de su dueña alrededor de su cintura mientras hablaba con aquel desconocido.

-“Los que no se arriesgan nunca subirán de nivel”-le susurró a modo de caricias tranquilizadoras.

Las presentaciones y demás formalidades necesarias…

-“Ella es Cloe. Es un poco tímida y podríamos decir que es como si fuera su primera vez”.-

Ahora fueron otras manos las que notó en su cintura. Unas manos firmes y que la sujetaron con más fuerza que la empleada por su ama unos segundos antes.
-“Encantado, Cloe”. Dijo aquel hombre mientras la besaba en el cuello y hacía que un escalofrío recorriera toda su piel despertando más aún su sexo enjaulado.
Ahora sí, se giró y lo vio. Un hombre bastante apuesto, y podría decir que hasta guapo, alto y perfectamente afeitado. Se sorprendió a sí mismo evaluando a aquel hombre en términos de atracción sexual.
Le extendió un ramo de flores y volvió a besarla. Esta vez en la mejilla, cerca de la comisura de los labios, lo cual la aturdió ligeramente.

-“¿Qué se dice, Cloe? No vaya a ser que nuestro invitado piense que eres una
maleducada”.-La voz de su ama la sacó del ensimismamiento.

-“Muchísimas gracias. No tendrías que haberte molestado en traerme ningún regalo”. –

Y ahora fue ella la que se acercó al hombre y le besó también muy cerca de los labios. Pudo notar su olor. ¿Como definirlo? Viril, seductor…¿Las endorfinas enredando intenciones?.
Tal vez.

Regresó a los pocos segundos y su dueña volvió a animarla hablándole al oído.
-“Haz que se sienta cómodo “-

Se acercó a él y lo abrazó por detrás, rodeándolo, sintiendo todo el cuerpo con sus manos. Poco a poco empezó a desabrochar la camisa mientras le besaba el cuello, le quitó la camisa y ya sin timidez alguna, le besó en los labios y dejó que la lengua de él tomara posesión de su boca. A partir de ese momento se dejó hacer.
La voz de su ama acudía de vez en cuando a su oído, animándola a disfrutar, empujándola a dar placer a aquel atractivo desconocido que ahora ya estaba completamente desnudo a su lado. Sus manos acariciaron aquellos glúteos masculinos para, suavemente, ir al encuentro de su sexo, que lucía casi erecto bajo la caricia de sus dedos.
Se arrodilló y poco a poco metió aquel desconocido miembro en su boca, lo besó, lo saboreó detenidamente, sin atropellarse, dejándose llevar por la voz de su dueña.

-“Poco a poco, Cloe, no tienes prisa. Busca su placer”.-

Continuó dando placer con su boca mientras sentía tanto las manos de él en su cabeza como las manos de ella acariciando su cuerpo, sus nalgas  y las cercanías de su sexo aprisionado por el cinturón de castidad que luchaba por salir.
A los pocos minutos el atractivo desconocido se deshizo de la caricia que la boca de Cloe le proporcionaba y buscó sus labios para agradecerle el placer que le había brindado. Poco a poco bajó las braguitas rojas y acarició entre las nalgas de Cloe . Extendió un poco de crema lubricante en el punto exacto que auguraba placeres inmensos y organizó su cuerpo, manejándolo a su antojo.

Ella respiró y sintió.

Sintió y se permitió fluir, dejándolo entrar por completo. Ese hombre de voz ronca penetrándola desde detrás y su dueña besando sus labios mientras sujetaba sus manos.
Y mientras tanto el tomador de su cuerpo aceleraba el ritmo para volver a hacerlo más lento y posteriormente volver a acelerar, jugando con su placer en ciernes.

Ella disfrutando con las imágenes y el desconocido a punto de gritar de placer, mientras entre las barras de acero del cinturón de castidad de Cloe se escapaba inconfundible la prueba de que ella también había disfrutado.
Poco a poco él se salió y volviendo a besarla en la boca se despidió dándole las gracias por haberle hecho disfrutar. Casi visto y no visto se vistió y su dueña lo acompañó a la entrada donde le despidió cariñosamente.
De nuevo estaban las dos solas. Cloe se abrazó a su dueña, abrazó sus piernas y buscó refugió entre sus pies, como lo buscó en las primeras ocasiones en las que empezó a surcar los nuevos territorios que ella le mostraba.

Confianza. Eso fue lo que siempre imperó a su lado.
Atracción.
Admiración.
Magia.

-“Sabía que ibas a estar a la altura de la ocasión. Estoy muy orgullosa de ti”.-
Le besó, como besando su libertad y se alejó.

-“Con que poquito haces magia”-pensó él sin atreverse a pronunciarlo.

Y supo que aquel instante de intimidad quedaría eternizado desde ya,
hasta siempre.

 

 

“Quise vivir durante años según la moral de todos.
Me esforcé por vivir como todo el mundo, por parecerme a todo el mundo. Dije lo preciso para unir, aun cuando yo me sentía separado.
Y al cabo de todo esto, llegó la catástrofe.
Ahora me paseo por entre las ruinas,
estoy sin ley,
cruelmente dividido ,
solo y aceptando estarlo,
resignado a mi singularidad y a mis discapacidades.
Y debo reconstruir una verdad,
tras haber vivido toda mi vida en una suerte de mentira.”


(Albert Camus.)

 

 

Copyright©2016-20L.S.

6 comentarios en “Cuando me nombres…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .