J’caresse le monde. J’meurs dans un cauchemar exotique.

Él recibió un mail donde le invitaban a dirigirse a la habitación de cierto hotel. Allí debería buscar un sobre rojo y leer su interior.

-Conociéndola, ese sobre estaría en el rincón más insospechado- pensó él, impaciente ya.

Sobre la cama de sabanas blancas, ella depositó un paquete que él abriría tras leer las instrucciones para seguir después cada paso con esmero.

Ella sabía que él se esforzaría en el intento de satisfacerla, sabía que él era de esos que se atreven a vivir volando, valientes y entregados.

Pero esta vez…este juego….

A la hora indicada, él se presentó en la habitación , cerró la puerta y con toda la calma del mundo se dispuso a descifrar su mensaje.

-Me gustaría que te vistieras con el uniforme que te dejo en esta caja, dentro también verás tú ropa interior, un tenga negro de encaje y unos zapatos de tacón mediano.

Minutos después apareció ella. Elegante, con un pequeño short negro y una camisa blanca. Unas preciosas sandalias negras con suela roja y unas gafas negras con borde rosado.

Pudo observarle perfectamente ataviado con el uniforme de Sisi que ella le habría escogido con tanto cariño.

Apenas podía mantenerse erguido con los tacones, pero ella le sujetó de la mano y le dijo que si quería, podría hacerlo.

Ella le tapó los ojos con un pañuelo negro de seda. Pudo notar su excitación tan sólo con escucharle respirar.

Confías en mi?-le susurró al oído.

Siempre- contestó él.

Lo besó suave y lento.

Que rico besas- musitó él.

Ella sacó una correa bien larga de su bolso negro y rodeó su cuello con ella.

-No tengas miedo en ningún momento. De un modo u otro voy a estar a tu lado cada instante.- volvió a susurrarle muy lentamente.

Él tragó saliva. Respiró.

Ella dirigió su mano por debajo del mini uniforme de él para comprobar que llevaba el pequeño tanga de encaje y pudo palpar su excitación.

Apretó.

Fuerte.

Más aún.

Su excitación rezaba por salir de la ropa interior.

-Ya no te hará falta-y en un ligero gesto, le quitó la lencería.

Ella cogió la correa y le dirigió hacia la puerta de la habitación.

Él titubeó.

Ella le besó.

Rápido.

Profundo.

Y luego el vacío que deja una boca al abandonar.

Cerró la puerta.

-Hoy voy a saber si estás a la altura de mis exigencias. Te ataré frente a la puerta y me esperarás, tarde lo que tarde.

Llevarás estos cascos inalámbricos y este móvil que dejo en tu bolsillo.

En algún momento te llamaré, cogerás la llamada y seguirás fielmente mis indicaciones-le indicó con firmeza y dulzura.

Ella pasó su lengua por sus labios semi abiertos y se despidió.

El pasillo del hotel era largo, las habitaciones pareciera que se multiplicaban. Era un mes de verano y el trasiego de pasos estaría asegurado.

Pasó tiempo. Minutos, vidas, a saber quién lo calcula en momentos así.

Llamó y él contestó expectante.

Ella le indicó que se pusiera de rodillas.

-Quiero verte a cuatro. A cuatro metros de mi. Me gustaría verte expuesto. Vulnerable , seductor, frágil y sobre todo saberte mío.

Aunque escuches pasos, voces, murmullos no les des importancia. Estamos solos tu y yo.

Tal vez quieran tocarte, usarte , hasta poseerte, te dará igual. Eres de mi propiedad y eso es lo importante.-

Colgó.

Él temblaba. Miedo y deseo a pares.

Qué podía más?

Y la relatividad del tiempo.

Y el tiempo circular y todo lo demás.

Otra llamada.

-Te excita esta situación?-le preguntó ella al otro lado de la línea.

-Mucho-casi respondió él.

-Sabes, hay que ganarse el placer. Quiero que te levantes el uniforme y dejes tus nalgas al aire.-

-Alguien se atrevió a tocarte? -ella le hablaba, le interrogaba pero no le interesaba su respuesta.

-Imagina que en este instante un grupo de amigas pasa por tu lado. Puedes sentir sus tacones y sus risas. Se acercan a ti. Te observan con curiosidad, como si de un objeto se tratara, te miran, te tocan. Deciden usarte para su placer.

Tal vez la chica de pelo rizado decida llevar la punta de su zapato a tus nalgas desnudas, o luego prefiera clavarlo ligeramente en tus testículos.

Y tú tal vez gimas, y ella entonces te dé una bofetada porque no desee escucharte.

Imagina que la amiga de pelo largo y rubio se sitúa frente a ti, levanta su corto vestido de flores y dirige tu cabeza y boca hacia su sexo. Seguro que tú, sabrías lo que ella esperaría de ti.

Por un momento, solo por este único momento imagina que la tercera amiga, la de gafas de pasta quisiera comprobar el material y tras acariciar tu polla con fuerza querría después saber de tu resistencia.

Entonces untaría sus manos de saliva con sabor a carmín y las dirigiría hacia tu miembro que a esas alturas se moriría ya por reventar presentes. Ella te exigiría que te corrieras entre sus dedos una vez y otra y otra más..

Sabes que lo harías.Su sed merecería ser calmada de la mejor manera.

Puedes sentir el calor de sus dedos?-le preguntó ella desde la enorme distancia que supone un móvil en ciertas ocasiones.

Él balbuceó aturdido, extasiado.

-Me posees desde la distancia- pensó, pero no se atrevió a decírselo.

Sigue así. Volveré a por ti en breve.

Ahora tengo que colgar…

Educar a alguien no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía”.

© 2016-20L.S.

Septiembre.

Comunicado de verano:

A partir de septiembre estaré de nuevo en mi Madrid. Con sorpresas y novedades varias…

BesoS.

 

Le dije: -Espérame aquí. Confía y regresaré-
Atado contra la columna de un parking cualquiera de Madrid, con los ojos vendados tras un pañuelo de seda negro y con una gota de mi perfume en su cuello, le besé, pasé mi lengua por la comisura de sus labios, baje hasta su barbilla, seguí a través de su garganta, de su cuello tembloroso y paré.
Marzo y poca gente ese finde, aún así se escuchaban voces y algún coche entró sin vernos o eso me pareció.
Me alejé. Porque a veces hay que hacerlo, porque distancia y evolución suelen ir de la mano.
Pasaron minutos o tal vez horas. La cuestión es que el tiempo se transformó sobre él y él ni se inmutó. No se movió, permaneció inerte en la misma posición en la que lo había dejado.
Me acerqué con delicadeza. Sin mediar palabra desabroché su bragueta, palpé su instantánea excitación y se me antojó licuarlo.
Tal cual.
Apenas unos segundos y se derramó entre mis dedos de uñas teñidas de rojo.
-Ahora límpiame- le susurré suavemente.
Llevé mis dedos a su boca entre abierta y con la misma delicadeza que ansía, los relamió.
-Así me gusta-
-Ahora he de irme de nuevo- y me diluí en el espacio-tiempo.
Regresé en el momento preciso.
Me escuchó llegar desde lejos porque esta vez no lo hice descalza, quise que mis tacones anunciaran mi llegada.
Me acerqué a su boca, le olí.
-Me encanta tu paciencia- le dije sonriendo.
Y esta vez quise exprimirle. Hasta el final, hasta que me suplicara “basta”, hasta que su dolor se fundiera con el placer menos efímero, hasta que me doliera la mano de tanto apretar.

Quiso hablar.

-Te escucho- le dije.

-Me vas a sacar la leche y las lágrimas-

-Eso deseo- Esta vez tapé su boca con otro pañuelo negro.

Suplicó.
Gimió.
Y me dio igual.
Seguí.

Me traspasó los dedos con su viscosidad.

Continué y cuando él creyó no poder más, dolorido y agotado, de nuevo se me derramó con un suave sollozo.
Sonreí.

Respiró.

Pero debía irme.

-Todo se cura en el atardecer- le dije bajito en su oido derecho.

Esta vez regresé meses después.

Por suerte le había desatado las manos.

 

 

“No sé mirar a otro lado, 

así que tendré que irme a otro

lado”

 

616 692 398

Copyright©2016-20L.S.