11º mandamiento: me saldré con la mía.

“When the erotic and tender are mixed in a woman, they form a powerful bond. A fixation.”

(Anais Nin.)

Fuimos al cine. Por fin.

Me puse casi de gala , después de tantos meses la ocasión lo requería.

Y para mi ponerse de gala es coger el último conjunto de lencería que se me antojó comprar hacía apenas días.

Encaje negro con ligueros incluidos. Sandalias de tacón y un vestido corto con mucho vuelo. Me perfumé. El último toque en mis labios de carmín y dispuesta a seguir con todos mis sentidos la película. O no.

Mi acompañante me esperaba en la puerta. Sonrió al verme llegar, imagino que me intuía más “casual”. Pero yo tenía una cita importante, con el cine, claro.

La oscuridad, la pantalla grande, las butacas meciendo mi cuerpo, el olor a intriga en el aire. En la mitad de la película mi atención comenzó a esparcirse por la sala mientras aumentaba el calor. Me subí el vestido. Le dije a mi acompañante que se agachara. Me apetecía dejar mis pies en un lugar más blandito que el frío suelo de la sala.

Sonriente como siempre lo hizo, se situó “a cuatro patas” , me quitó las sandalias con suavidad y comenzó a lamer mis dedos de uñas rojas.

Uno a uno. Con tanta dedicación que sin buscarlo perdí varios minutos de la película. El calor de su lengua húmeda se apoderaba de mi piel, intenté con sutiles movimientos que lamiera los dos pies a la vez. Casi lo consigo.

Cerca de nosotros había una pareja tal vez siguiendo la película. Nos dio igual.

Mis pies se retorcían dentro de su boca, sobre su rizado cabello, en su rostro. La comodidad del vestido me permitía abrir las piernas y moverlas a mi gusto. Seguí viendo la película mientras su boca buscaba mis cosquillas tan solo consiguiendo que mi excitación creciera por momentos licuada y arrebatada.

Llevé mis manos a mis piernas sutilmente bronceadas por el sol y le indiqué con un breve movimiento que las recorriera con su lengua en sentido ascendente.

Con tan leve cadencia lo iba haciendo que cuando quise darme cuenta mis dedos estaban bajo mi lencería, casi sin ser consciente de como habían llegado hasta allí, me sorprendí a mi misma acariciándome y con los diptongos escapándoseme entre suspiros.

Llevé dos dedos a mi boca, los relamí y se los ofrecí a él que gustoso hizo lo mismo.

Ahora volví a indicarle donde quería sentir , más bien necesitar, su lengua.

Le allané un poco el camino, separando con mi pulgar el tanga hacia un lado, mientras con el dedo corazón le indicaba el punto exacto .

Las feromonas resbalando por el suelo, su cabeza entre mis piernas y yo sujetándole para que se moviera a mi ritmo. Coloqué mis pies desnudos sobre el asiento delantero y esa butaca que se iba desbaratando por momentos.

Y como dijo alguien, aquello duró un instante pero podría haber eclipsado la eternidad.

Coyright©2016-20L.S.

7 comentarios en “11º mandamiento: me saldré con la mía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .