Contradecirse es acertar.

Ella era así, donde ponía su deseo, ponía la intención.

Y su intención no entendía de filtros.

Subió al avión que la llevaría rumbo a Moscú. Llevaba esperando ese viaje mucho tiempo, casi al limite de lo que su frágil paciencia podía resistir.

Al entrar y encaminarse a su asiento pudo observar a parte de la tripulación. Sus ojos se pararon en la chaqueta de aquel comandante. Elegante, barba de varios días, pelo oscuro y esa cara de “ven y navega entre mis infiernos”.

No pudo ni quiso evitarlo, le guiño un ojo en cuanto él le dijo un “bienvenida” muy sonriente.

Ya en su asiento y unas cuantas millas de vuelo  después el comandante mando llamar a una azafata, en concreto a la de cabello rojizo y pecas hasta en el alma. 

-Hay una pasajera que…- Y antes de que pudiera terminar, ella ya sabia el final.

-Ya se quién es, comandante- ¿Desea que la haga venir?

-Si, por favor, pregúntale si desea conocer la cabina.

Y así fue.

Ella aceptó. No se podía saber quien de las dos tenia el pelo mas largo y más cobrizo si la azafata o la chica caprichosa que donde ponía el ojo ponía la intención y lo que hiciera falta.

Vestía un traje de chaqueta azul con falda corta y zapatos altos, parecía un uniforme, aunque en realidad solo era su estilo particular.

Caminaron ambas por el pasillo con ligereza sin que nadie pudiera apartar la vista de tanta belleza en tonos naranjas y azulados.

Entró en la cabina. Allí estaba él con el copiloto de gafas de pasta y perilla. 

La pelirroja sonrió coqueta y comenzaron a hablar de mandos automáticos, de millas, de modos de navegación y antes de que él se diera cuenta ella ya estaba sentada encima suyo.

Era la noche de no se sabe quién utilizaría a quién.

-Me excita volar, cuanto más alto mejor-dijo ella como declaración de intenciones.

El compañero de cabina se levantó y situándose tras su larga cabellera comenzó a desvestirla. Ella colaboraba lo que podía mientras se iba moviendo sobre el comandante con poca insinuación ya y mucho empeño. A estas alturas el comandante estaba ya más que empalmado, rebosante de ganas y de que le retirara el pantalón que comenzaba a quedársele pequeño por momentos.

Ella bajó su cremallera en un rápido movimiento mientras el subcomandante de gafas y perilla acariciaba su pecho retirándole el sujetador de encaje negro.

-Muévete lento, haz que te sienta muy profundo.-le susurraba la chica mientras se apartaba el tanga y se hacia con su polla efervescente introduciéndola con avidez.

-Mírame bien- le respondió él. Te estoy clavando el deseo en el fondo del alma-.

El first officer seguía detrás de ella, la tiraba del pelo para acercar su boca y devorar esos  preciosos labios rojos. Ella estiraba el cuello para complacerle mientras seguía cabalgando al comandante. 

Las palpitaciones se aceleraban cuando los embistes aumentaron el calor y el color. Sudor. Susurros. 

Saliva resbalando por el cuello de no se sabe quién, su pecho apretado al cobijo del dueño de la perilla, los jadeos del comandante  y esa cabina llena de luces , o las luces estaban en su mente.

-No aguanto más- y según lo decía el de gafas se situaba de lado para poder abarcar la boca de la pelirroja con su polla hirviente.

Y la música que salía de algún rincón, voces que se escuchaban provenientes de algún lugar del avión, la oscuridad de fuera, el calor, la mezcla de sabores.

Extasiada.

Invadida.

Colmada, así se sentía.

El comandante se vació en ella, la inundó de palabras y de realidades.

-No dejes que se apague el fuego- le dijo en tono convincente ella mientras seguía con sus movimientos circulares sobre su sexo.

El deseo de posesión que se cumple al ser poseído.

Ella venia de una felicidad patrocinada por el sosiego y la falta de ambición y ahora quería darse a todos los excesos carnales. Respirarlos hasta que ardieran dentro de ella. Lamerlos y exudarlos de su piel. Abarcarlos en un abrazo o en cien.

El subcomandante estaba a punto de estallar en su boca. 

-En verdad me estoy follando al uniforme, lo sé- pensó la pelirroja por un momento. Pero un fetiche es un fetiche.

Y entonces el placer. 

El alarido chorreante resbalando entre sus muslos de nuevo y el grito del que follaba su boca con muy poca suavidad.

Después el sosiego tiznando sus sentidos.

La necesidad vampira de absoluto, de sangre, amores y amantes cubierta por el momento.

Sonrió. Se vistió y se fue.

“Nuestro espíritu vuela siempre hacia el ser que nos comprende”.(J.Bonilla)

Copyright©2016-20L.S.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .