Pienso, luego vuelo.

Mi minotauro preferido es mitad hombre, mitad fantasía.

A ratos posibilidad, casi siempre vértigo.

En ocasiones lo coloreo y lo transformo en animal,

nocturno eso sí, entonces lo llevo de la mano y lo saco a bailar.

Me visto de viento y fuego, él se llena de agua bajo su pantalón.

Intenta embestir pero se le enreda la oscuridad.

Unión de animalismos.

Explota la noche , abrimos alas y surcamos abismos viscosos.

Su humor se atraganta entre mis muslos.

Le pido más.

Se abre. Primero su boca, la lleno de palabras húmedas.

No tomes tierra aún- le digo. Quien la necesita cuando el aire acaricia y revuelve.

Mi licántropo se deja bailar,

despeinado,

mientras nos sacamos a arañazos la ciudad de la piel.

“La única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas y entonces se ve estallar una luz azul y todo e mundo suelta una exclamación…”

(Jack Kerouac)

Copyright©2016-20L.S.